domingo, 29 de julio de 2012

Seguridad a bordo


 

Prevenir es primordial

 


 
En verano, las favorables condiciones meteorológicas y los períodos vacacionales permiten salir a navegar a muchos aficionados a la mar y a los deportes náuticos. Se incrementa en gran número las embarcaciones que surcan nuestros mares y navegan nuestras costas. En consecuencia se produce un aumento de situaciones de posible riesgo o accidente.


Escala del viento



La seguridad a bordo empieza con la prevención: el primer consejo es mirar el parte meteorológico que abarque la navegación proyectada y ver si las condiciones son las idóneas. Si el viento y el estado de la mar van a ser superiores a nuestra experiencia o a la de nuestra tripulación, es mejor dejar para otro día la salida con la familia o los amigos.
La embarcación debe estar en buen estado de mantenimiento y el patrón debe tener un nivel de conocimientos suficiente para la navegación a realizar.

Seguridad pasiva

La seguridad pasiva es la clave para evitar muchas de las situaciones que pueden ser críticas en la mar, un concepto tan obvio y tan olvidado al día a día. 
Seguridad a bordo no es llamar a los equipos de rescate y que vengan a remolcarnos, sino llevar combustible suficiente para no quedar a la deriva y volver a nuestro puerto base. Saber dónde te encuentras porque llevas una carta de tu zona y sabes hallar tu posición. Saber fondear, si es imperativo hacerlo. Tomarse una pastilla anti-mareo en vez de llevar a bordo un tripulante en estado casi larvario y etc, etc. Estos sólo son algunos ejemplos básicos.

Si embarcamos niños es imperativo no perderlos de vista en todo momento durante la navegación, no pueden salir solos de la bañera del barco, deben llevar, siempre que naveguemos, un chaleco salvavidas y un arnés atado con un cabo al barco. Es muy recomendable poner una red alrededor del barco sólidamente atada en los pasamanos, candeleros y regala de la embarcación. Esta red es primordial si nos acompaña un perro ya que no tienen las patas adaptadas a la superficie de la cubierta y pueden resbalar. Dependiendo del estado de la mar, debe permanecer atado en un rincón tranquilo y a la sombra.

La seguridad pasiva consiste en navegar con prudencia, sin llevar el barco al límite y sin exponerse a riesgos superfluos. También en llevar a bordo una serie de elementos que especifico en la siguiente lista.

Equipo básico e imprescindible de llevar a bordo, lista ampliable según navegación: arneses de seguridad, cartas de la zona, electrónicas y en papel, un fondeo adecuado al porte de la embarcación, combustible suficiente (numerosas llamadas de "emergencia" ocurren por esta causa), equipo de navegación (compás, sonda, GPS y/o corredera), agua potable, pastillas anti-mareo y botiquín, linternas y pilas de repuesto, reflector radar, aceite para el motor, luces de navegación en correcto estado de funcionamiento, bomba de achique, si es viable, llevar método alternativo de propulsión, recambios de los elementos más importantes, ropa de abrigo y de agua, etc.

Emergencia 


En caso de emergencia debemos contar a bordo con los elementos de seguridad necesarios y obligatorios: aros o herraduras salvavidas, chalecos salvavidas, pirotecnia actualizada para señalización, (cohetes, bengalas de mano, fumígenos, dependiendo de categoría de navegación), balsa salvavidas y radiobaliza (obligatorias en algunas categorías), extintores, etc.



Puedes descargar AQUÍ la guía náutica de Salvamento Marítimo.

El canal de VHF para emergencias es el 16. Siempre debe permanecer libre para facilitar el tráfico de socorro, urgencia y seguridad.



Enlaces relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog se enriquece con tus comentarios.
Todos los comentarios son moderados.