martes, 3 de abril de 2012

Mallorca, la isla de la calma



Imagen: Flickr Creative Commons









La isla de Mallorca es un pedazo de tierra emergida habitada por una población amable y de talante sosegado, los mallorquines, y es un reducto de paisajes arrebatadores mediterráneos: playas, acantilados, una cadena montañosa que preside su parte norte, hogar de miles de aves marinas y otros animales, gargantas y torrenteras de potente y efímero caudal, zonas agrícolas tradicionales, una hermosa bahía muy valorada por navegantes de todo el mundo,  pequeñas calas de aguas turquesas, pueblos donde al margen de las zonas más turísticas, se puede disfrutar de la tranquilidad y lugares aún no invadidos por el turismo de masas, con todas las consecuencias perturbadoras que conlleva esta actividad.

Me confieso una enamorada de esta isla a la que he ido repetidas veces y nunca me cansaré de disfrutar de sus rincones privilegiados. Y pienso volver y disfrutar de uno de mis lugares preferidos, el arenal de Es Trenc, pero su permanencia como un espacio natural virgen, está en duda. 
Si quieres saber más sobre el incierto futuro de Es Trenc, haz clic en este enlace http://sociedad.elpais.com/

Si no estás de acuerdo con la decisión del Gobierno Balear, puedes firmar esta carta pidiendo que no se construya el hotel y se proteja este espacio natural, haciendo clic en http://actuable.es/peticiones/salvem-es-trenc





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog se enriquece con tus comentarios.
Todos los comentarios son moderados.