martes, 13 de marzo de 2012

Cocinar y navegar (¿Qué comer?)

Estos consejos van orientados a travesías de varios días de pero son también son aplicables a las de menor duración.

A la llegada, aperitivo en la bañera

- Es muy recomendable consumir verduras y frutas porque si no en cuatro días hay que poner una instancia para poder ir al baño. Esto es la realidad por mal que nos pese leerlo escrito claramente aquí. La col blanca y la col china aguantan muchos días en perfecto estado y son perfectas para hacer ensaladas de "crudités". Yo embarcaría una buena cantidad porque son ideales para navegar.

- Los quesos van muy bien pensando en la alimentación en todo tipo de travesías. Los productos envasados al vacío son muy recomendables por su excelente conservación, por ejemplo, el arroz. Llevar bastante pasta (macarrones, espaguetis), latas de tomate sin freír, lentejas y garbanzos en bote de cristal para algunos días, frutos secos en cantidad y galletas, preferentemente integrales y/o de varios tipos, que vayan muy bien envasadas. 

- Si no somos vegetarianos podemos pescar, y con suerte, comer pescado fresco, fresquísimo. También se pueden embarcar algunas carnes aunque sólo para los primeros días de travesía porque se conservan mal excepto si llevamos un sistema para generar mucha energía a bordo y llevamos instalado un congelador.

- El pan tostado aguanta mal la humedad. Para travesías largas (Atlántico) podemos llevar craquers (una especie de galletas un poco saladas de forma cuadrada) que suelen ir muy bien empaquetadas y se conservan largo tiempo sin problemas. 

- Hacer pan es una experiencia entrañable a bordo pero es laborioso. El pan precocinado es una buena alternativa. Comer pan recién hecho es delicioso en medio del Atlántico pero nos obliga a poner el horno y si estamos navegando por el trópico, dentro hace un calor considerable. De todas maneras cuando se acaban las reservas hay que poner las manos en la masa.


lunes, 12 de marzo de 2012

Cocinar y navegar (Organización de la cocina)

Olla a presión

- Disponer de un tripulante que sepa cocinar, que no se maree y que pueda estar en el interior del barco frente a lo fogones es una cosa a valorar positivamente. El barco se mueve y preparar algo, aunque sea sencillo, es bastante más laborioso que en tierra.

- Cocinar platos sencillos porque el estómago es lo que pide. Es necesario que sean fáciles de digerir para evitar mareos y problemas digestivos. Esto facilitará la vida al cocinero/a, que de todas formas, se ha de trabajar y organizarse en un medio que está en movimiento continuo.

- La cocina debe tener un cardan que funcione correctamente y un sistema para aguantar las ollas a toda prueba. Esto es fundamental por seguridad y para que trabajar con cierta libertad de movimientos. Es recomendable hacer una prueba en el puerto con las ollas antes de partir para ver si quedan bien sujetas.

- Las ollas y sartenes deben ser profundas porque se podrán fijar mejor sobre la cocina, la comida salpica menos al ser cocinada, por lo tanto, hay menos riesgos de quemarse. También se ensucia menos alrededor de la cocina. La olla a presión es ideal cocinar para el barco, especialmente cuando está navegando .

- Cocinar para seis o siete personas requiere ollas y cazuelas de un tamaño idóneo pero en un barco no pueden ser muy grandes (no lo permite el espacio de la cocina empotrada). Buscar platos que sean un compromiso en cuanto a la posibilidad de cocinarlos y que se puedan elaborar en plena navegación. Es inviable poner una paellera para seis o una cazuela para los mismos comensales.

-Las alfombrillas antideslizantes colocadas sobre las superficies de trabajo van muy bien en la cocina porque impiden, por ejemplo, que se nos vayan las cebollas al suelo a la primera escorada, mientras las estamos pelando.

-Los platos deben ser hondos o mejor tipo cuencos porque si no se nos puede "escapar" la comida. Es fácil ver saltar una tortilla con su guarnición del plato a la mesa en una escorada. Si se hacen sopas es imprescindible porque si hay un poco de mar, que la hay siempre en el océano, la sopa caliente acaba, en el mejor de los casos, manchando el suelo, las colchonetas, la bañera, etc.

-Los vasos mejor con base ancha y si no queremos llevar varios tipos los que son de inox tipo taza (de calidad) van perfectos y son eternos. Los que tienen la base más estrecha que la boca son muy inestables, no los recomiendo. Incluso hay unos con un material aislante que mantienen el frío o el calor pero su precio es bastante elevado.

-Nosotros siempre bebemos agua en navegación, las cervezas las tomamos cuando llegamos al fondeadero o puerto para celebrar la travesía. Si la botella de plástico del agua es cuadrada en vez de redonda no se irá rodando con cada ola por la mesa. Es bueno tener un sistema para que la bebida se mantenga en un sitio fijo.

- Una cafetera italiana, una tetera para calentar agua y unas tazas idóneas para café e infusiones son imprescindibles para los desayunos y las sobremesas.


Mug inox