jueves, 2 de agosto de 2012

Descubriendo al Kraken (II) El calamar colosal

Hace unos días leí esta interesante entrada en el blog http://www.wisphysics.es/ cuyo autor es  Alberto M. Gándara @_Venerable_ y decidí pedirle permiso para publicarla aquí a lo que accedió muy amablemente.
El calamar gigante es un animal rodeado de leyendas de diversa índole pero el calamar colosal, se desdibuja en el mito. Aquí podeís descubrir que no, pues habita algunos océanos del planeta.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
En la última entrada os desvelé los secretos del calamar gigante, y al final de ella os dejé con una imagen que lo comparaba con otro calamar, del cual os prometí hablar en la siguiente ocasión. Pues bien, esa ocasión ha llegado y espero que estéis preparados para conocer al calamar colosal (Mesonychoteuthis hamiltoni).


Captura de ejemplar de calamar colosal, todavía vivo.

¿Quién es? Comparación con el calamar gigante

Al igual que el calamar gigante (Architeuthis dux), el calamar colosal se integra en el grupo de los oegópsidos. Sin embargo, las relaciones de parentesco entre ambos calamares acaban aquí, pues mientras que el calamar gigante pertenece a la familia Architeuthidae, el calamar colosal forma parte de los calamares de cristal, Cranchiidae, aunque a diferencia de la mayoría de ellos, este no es transparente.

Si habéis leído la entrada anterior (y si no, no sé a qué estáis esperando), sabréis que el calamar gigante, con un peso promedio de 455 kg para unos 18 m de longitud, es bastante alfeñique, con manto, aletas y cabeza proporcionalmente pequeños y brazos y tentáculos largos. Sin embargo, el calamar colosal no se le parece en nada en este aspecto: aunque algunos autores le estiman tamaños de más de 9 metros de longitud, el ejemplar más grande encontrado hasta la fecha alcanzaba “solamente” los 5,4 metros, con brazos que no llegaban al metro y medio y un par de tentáculos de escasos 2,8 m. Es decir, cabeza y manto ocupan aproximadamente la mitad de su longitud total. El calamar colosal es, además, mucho más ancho, fuerte y pesado que el calamar gigante, siendo de 495 kg el peso máximo registrado, aunque se piensa que puede superar fácilmente esta cifra, tomada en un animal de 4,2 metros.
Cabe destacar que tomar medidas de Mesonychoteuthis hamiltoni es muy complicado porque además de los pocos especímenes que se han conseguido capturar en buenas condiciones, son extremadamente deformables debido a sus características anatómicas y morfológicas (es muy gelatinoso), encogen mucho y de forma muy distinta en función del tratamiento post mortem (congelación, fijación en alcohol, etc.) y duración del mismo que hayan recibido.

Esquema morfológico de Mesonychoteuthis hamiltoni. Fuente: Te Papa


El calamar colosal es mucho más robusto que el calamar gigante, y aunque realmente no sea “colosal”, es lo suficientemente grande y está lo suficientemente bien armado como para ser peligroso en caso de tener un encontronazo con él (aunque es una situación bastante improbable dado dónde y cómo vive, como veréis más adelante):
  • Es el único miembro de la familia Cranchiidae que tiene dos filas de grandes garfios en la parte central de sus brazos, sustituyendo así a las ventosas, que sí aparecen en las partes proximal y distal y que están provistas de pequeños dientecitos (el calamar gigante también tiene este tipo de ventosas, pero los dientes son algo más pequeños).
Ventosas de los tentáculos. Nótese que están dentadas. Fuente: Te Papa
  • En la mitad final del par de tentáculos aparece una característica exclusiva y sorprendente: tiene dos filas de garfios, de tamaño algo menor que los de los brazos, que son capaces de rotar 360º. Dichas filas están flanqueados por una hilera de pequeñísimas ventosas a cada lado que ayudan a manipular y sujetar a las presas.

    Comparación de los dos tipos de garfios.
    A la izquierda los de los brazos y a la derecha los de los tentáculos, rotatorios. Fuente: Te Papa














    Comparación de la parte distal (maza) de los tentáculos
    de Architeuthis (izquierda) y Mesonychoteuthis (derecha).  Fuente: Tonmo









        














    •  El otro día os dije que el calamar gigante, con un diámetro de 25 cm, tenía los ojos más grandes del reino animal. Sin embargo parece que esta medida es superada por el calamar colosal, con un supuesto diámetro de 27 cm para sus globos oculares, con los que puede captar la poca luz que llega a las aguas profundas que habita así como los destellos de los animales bioluminiscentes. Además, posee fotóforos sobre los ojos que utiliza a modo de faros, luego nada se le escapa. La importancia de la visión también está respaldada por el gran tamaño del lóbulo óptico de estos calamares, mucho mayor, también proporcionalmente, que la parte correspondiente del cerebro humano.
    • Otra característica singular asociada a su visión es que, a diferencia de la mayoría de los cefalópodos, que tienen los ojos ubicados en los laterales de la cabeza de modo que les confiere un campo visual de 360º, los calamares de cristal tienen los ojos en posición delantera, otorgándoles una visión binocular muy precisa, ideal para capturar presas.
      Fuente: Tonmo
    • Como se muestra en la imagen de la derecha, el pico del calamar colosal (izquierda), es muy grande, incluso más que el del calamar gigante (derecha). Parece que no es buena idea meter la mano dentro de su boca.

         

         

         

         

         

        Distribución y comportamiento peculiares 

        A diferencia del calamar gigante, que está distribuido por todo el globo, el calamar colosal se ha encontrado únicamente en el hemisferio austral, concretamente en las aguas que rodean a la Antártida: océano Antártico y sur de océanos Atlántico, Pacífico e Índico. Parece que, al igual que en el caso de Architeuthis, los juveniles, que ocupan las capas superficiales del mar, sufren una migración ontogénica en profundidad a medida que crecen, alcanzando los adultos profundidades de 1000 metros o más. Asociado a este cambio de hábitat en profundidad, Mesonychoteuthis hamiltoni sufre un cambio constitucional: se vuelve más globular y gelatinoso a medida que crece, pasando de ser un depredador activo que persigue a sus presas a cazar haciendo emboscadas.

        Fuente: Wikipedia

        El calamar colosal, cuando es juvenil, es presa de multitud de animales como pinnípedos, peces grandes y cetáceos, pero cuando es adulto sus únicos depredadores naturales son los mismos que los del calamar gigante: el tiburón dormilón del Pacífico y el cachalote.


        Típico calamar de cristal en su típica posición cacatúa.
        Se cree que, como todos los calamares de cristal, al tener los ojos en posición delantera el calamar colosal nada con los brazos y tentáculos hacia arriba, en lo que se conoce como “posición cacatúa” de modo que no obstaculicen su visión. Para localizar a sus presas, principalmente bacalao austral, Mesonychoteuthis hamiltoni utiliza sus grandes y sensibles ojos ayudado por los fotóforos supraoculares, y cuando encuentra una se lanza hacia ella rápidamente propulsado por sus grandes aletas, lanza los tentáculos y la aferra fuertemente con los garfios giratorios, envolviéndola posteriormente con los brazos para, finalmente, desmenuzarla con el pico. Una vez sujeta, a la presa le es casi imposible escapar.
        Realmente se conoce muy poco acerca de la reproducción y esperanza de vida del calamar colosal, pero todos los indicios señalan que el macho también insemina a la hembra mediante un pene gigante, pues su brazo hectocotilo está escasamente diferenciado, y que es más longevo que Architeuthis. Esto último está relacionado con las aguas frías que habita, en donde el metabolismo y ritmo de vida es mucho más lento que en aguas templadas o cálidas. Si bien es cierto que en latitudes “normales” las aguas profundas donde habita el calar gigante también son frías, de unos pocos grados, en la zona más superficial de los océanos Ártico y Antártico pueden ser ligeramente inferiores a 0 ºC, y eso se nota también más abajo.

        Y por cierto, ¿Os habéis fijado en que ambos calamares son rojos? Esta es una característica muy común en los animales de profundidad: la luz roja es poco energética y no pasa de la capa de agua más superficial por lo que por debajo los animales de coloración roja aparecen como negros y se confunden con el entorno.
        Cortesía del Museo Neozelandés del Calamar Colosal “Te Papa”, y para el disfrute de los más pequeños y para los que queráis pasar un rato creando vuestro propio calamar aquí tenéis donde poder hacerlo: http://squid.tepapa.govt.nz/build-a-squid/interactive

        Este es mi calamar, Sandalio:


        Bibliografía



        Nota: Si queréis leer la entrada anterior, que trata sobre la vida del calamar gigante, visitad directamente su blog haciendo clic en este enlace
        Descubriendo al kraken: el calamar gigante

        También se puede ir directamente a página principal del blog en http://www.wisphysics.es/
         

          domingo, 29 de julio de 2012

          Circunnavegando el planeta


          Vista de la Tierra desde el espacio

          La naves que dejan su estela en los mares y océanos tienen mucho en común con las que surcan el espacio. Por ese motivo se les puede denominar con la misma palabra. Ambas circunnavegan el planeta, unas cabalgando las olas líquidas y otras, deslizándose en un mágico equilibrio sobre la marejada cósmica.



          View from the ISS at Night from Knate Myers on Vimeo.

          Every frame in this video is a photograph taken from the International Space Station. All credit goes to the crews on board the ISS.
          I removed noise and edited some shots in photoshop. Compiled and arranged in Sony Vegas.

          Music by John Murphy - Sunshine (Adagio In D Minor) 
          Música en ITunes

          Image Courtesy of the Image Science & Analysis Laboratory,
          NASA Johnson Space Center, The Gateway to Astronaut Photography of Earth
          http://eol.jsc.nasa.gov


          Enlace vía http://blogs.324.cat/espaiinternet.php 



          Seguridad a bordo


           

          Prevenir es primordial

           


           
          En verano, las favorables condiciones meteorológicas y los períodos vacacionales permiten salir a navegar a muchos aficionados a la mar y a los deportes náuticos. Se incrementa en gran número las embarcaciones que surcan nuestros mares y navegan nuestras costas. En consecuencia se produce un aumento de situaciones de posible riesgo o accidente.


          Escala del viento



          La seguridad a bordo empieza con la prevención: el primer consejo es mirar el parte meteorológico que abarque la navegación proyectada y ver si las condiciones son las idóneas. Si el viento y el estado de la mar van a ser superiores a nuestra experiencia o a la de nuestra tripulación, es mejor dejar para otro día la salida con la familia o los amigos.
          La embarcación debe estar en buen estado de mantenimiento y el patrón debe tener un nivel de conocimientos suficiente para la navegación a realizar.

          Seguridad pasiva

          La seguridad pasiva es la clave para evitar muchas de las situaciones que pueden ser críticas en la mar, un concepto tan obvio y tan olvidado al día a día. 
          Seguridad a bordo no es llamar a los equipos de rescate y que vengan a remolcarnos, sino llevar combustible suficiente para no quedar a la deriva y volver a nuestro puerto base. Saber dónde te encuentras porque llevas una carta de tu zona y sabes hallar tu posición. Saber fondear, si es imperativo hacerlo. Tomarse una pastilla anti-mareo en vez de llevar a bordo un tripulante en estado casi larvario y etc, etc. Estos sólo son algunos ejemplos básicos.

          Si embarcamos niños es imperativo no perderlos de vista en todo momento durante la navegación, no pueden salir solos de la bañera del barco, deben llevar, siempre que naveguemos, un chaleco salvavidas y un arnés atado con un cabo al barco. Es muy recomendable poner una red alrededor del barco sólidamente atada en los pasamanos, candeleros y regala de la embarcación. Esta red es primordial si nos acompaña un perro ya que no tienen las patas adaptadas a la superficie de la cubierta y pueden resbalar. Dependiendo del estado de la mar, debe permanecer atado en un rincón tranquilo y a la sombra.

          La seguridad pasiva consiste en navegar con prudencia, sin llevar el barco al límite y sin exponerse a riesgos superfluos. También en llevar a bordo una serie de elementos que especifico en la siguiente lista.

          Equipo básico e imprescindible de llevar a bordo, lista ampliable según navegación: arneses de seguridad, cartas de la zona, electrónicas y en papel, un fondeo adecuado al porte de la embarcación, combustible suficiente (numerosas llamadas de "emergencia" ocurren por esta causa), equipo de navegación (compás, sonda, GPS y/o corredera), agua potable, pastillas anti-mareo y botiquín, linternas y pilas de repuesto, reflector radar, aceite para el motor, luces de navegación en correcto estado de funcionamiento, bomba de achique, si es viable, llevar método alternativo de propulsión, recambios de los elementos más importantes, ropa de abrigo y de agua, etc.

          Emergencia 


          En caso de emergencia debemos contar a bordo con los elementos de seguridad necesarios y obligatorios: aros o herraduras salvavidas, chalecos salvavidas, pirotecnia actualizada para señalización, (cohetes, bengalas de mano, fumígenos, dependiendo de categoría de navegación), balsa salvavidas y radiobaliza (obligatorias en algunas categorías), extintores, etc.



          Puedes descargar AQUÍ la guía náutica de Salvamento Marítimo.

          El canal de VHF para emergencias es el 16. Siempre debe permanecer libre para facilitar el tráfico de socorro, urgencia y seguridad.



          Enlaces relacionados: