jueves, 19 de enero de 2012

Naufragio del Costa Concordia

Vista aérea del Costa Concordia    Foto: La Vanguardia - BBC





El accidente del Costa Concordia está dando mucho que hablar en los medios. El número de víctimas se eleva ya a 11 y hay 22 desaparecidos. Los equipos de rescate italianos no han dejado de trabajar para intentar salvar el mayor número de personas y es loable su entrega y dedicación. Son profesionales del mar pero además son personas que destilan compañerismo, amor al prójimo, entrega, solidaridad, algo que el capitán de la nave ha demostrado sobradamente que desconoce. 

Entre la profesión se ha generado una ola de vergüenza ajena y también desprecio. Para  ser capitán de un buque de ese porte hay que realizar una carrera larga y difícil que exige mucha dedicación, sacrificios familiares, entrega. No hay capitanes jóvenes porque es necesario tener muchas millas navegadas para poder ejercer como responsable absoluto a bordo. 

El instinto de supervivencia nos puede llevar a reacciones extremas en determinados momentos pero este comportamiento no cabe cuando uno tiene bajo su mando un buque de 290 metros de eslora y que lleva embarcadas a 4.229 personas entre pasajeros y tripulación. 
 
Señor  Schettino: usted  ha perdido el rumbo irremediablemente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog se enriquece con tus comentarios.
Todos los comentarios son moderados.